No me siento como un ser humano

‍Cuando miro, observo, hablo, comparto y me intento comportar como un ser humano, mas me voy convenciendo que no me siento uno más. Y cuando más aprendo de ellos y con ellos, tampoco tengo muy claro si el resto de seres humanos lo son. Tienen tantas cosas en sus vidas que dejan de ser humanos para convertirse en autómatas.

No me siento como un ser humano

Dicen que cuando dejas de necesitar aquello que desde pequeño nos han enseñado, a tener una madre, un padre, una familia, estudiar, trabajar, ganar dinero, creas tu familia, tener tu casa, coche, trabajo, amigos, etc… Pasar a ser una persona iluminada, un maestro espiritual, un gurú, en definitiva «una persona que enseña a otros el conocimiento y las prácticas espirituales». O el camino que has seguido para llegar a ese estado de paz y libertad mental.

La gente puede pensar que es una de las funciones más importantes en la vida: guiar a los demás en la dirección correcta.

Esto es especialmente cierto en el campo de la espiritualidad, donde el estilo de vida y las prácticas cotidianas de una persona tienen un impacto tan grande en su bienestar mental, físico y emocional. Como maestro espiritual, inspiras a los demás a vivir una vida mejor, impartiendo tus conocimientos sobre los conceptos y las prácticas de la espiritualidad, junto con una rutina diaria para la propia vida. En palabras sencillas, un maestro espiritual es aquel que ayuda a otros a vivir una vida mejor, guiándolos hacia el camino de la espiritualidad.

Sin embargo, eso sigue siendo algo de lo que no estoy convencido. No creo que ningún maestro espiritual, filosofo, gurú, o como se quiera denominar, sirva de guía a nadie. Además y por experiencia, no he visto, que lo poco que yo haya podido ayudar o guiar, haya ayudado a nadie a que puedan controlar sus pensamientos. Los pensamientos es lo único que nos permite tener un día bueno, y uno muy malo. O momentos muy buenos o menos buenos.

Nadie tiene el poder de ayudar o transformar a nadie

No quiero tampoco quitar valor a todas aquellas personas que se ganan la vida en todos aquellos oficios, que supuestamente venden dicha ayuda.

Pero no quiero engañarme a mi ni a nadie pensando o diciendo que eso es posible. Y si eso fuera posible, nadie de lo que así lo cree, o yo, estaríamos viviendo este momento. Además es una responsabilidad enorme cargar con esa dicha, que no es nuestra.

Mientras voy escribiendo, mi conciencia me va dictando que cada persona es igual de única que sus pensamientos, y ninguna enseñanza, frase, video, canción, fotografía o palabras, es lo suficientemente impactante para transformar la conciencia de nadie. Solo y de forma fugaz los sentimientos.

Se puede conseguir que una persona sienta más amor, felicidad o demás sentimientos en el momento. Pero su conciencia es la que hace que cada persona sea distinta y única. Y es la que cada día, hora, minutos y segundos controla el ser, y cuerpo humano.

Sólo el programa informático del universo es el que lo cambia todo

Mi debate en estos momentos es, si solo Dios es el único que puede transformar la conciencia humana, que hago yo aquí. De qué me sirve dejar de sentirme humano. De qué me sirve superar todas las pruebas. De qué me sirve vibrar con el universo. De qué me sirve hablar con el alma de las personas. De qué me sirve conocer el sufrimiento del ser humano. De qué me sirve ir despertando otros sentidos. De qué me sirve haber evolucionado.

Lo único que deseo es volver a casa, quiero volver con mi familia. Yo aquí no tengo nada. No es mi cometido cambiar nada ni nadie. Sino aceptar cómo es todo. Ya lo conocí. Seguramente el objetivo de estar aquí es ese: «No sentirse como un ser humano».

Sin embargo, puede que eso sea huir y dejar a todos viviendo sus vidas, y que luchen y aprendan a luchar con las pocas armas que tienen para ello.

Cambiar la conciencia

Y quizás, haya llegado este momento para entender definitivamente que los humanos no tienen la adecuada conciencia, para entender y saber cómo sobrevivir en esta tercera dimensión. Y tampoco de entender la transformación que está dentro de los planes del universo para el fin del sufrimiento.

Venir fue una elección, y abandonar la batalla no es parte de mi ADN. Hermana, hermano, estaré esperándote para que me ayudes a que se cumpla lo que el destino tiene reservado para todos nosotros.

Es por ello, antes de que el universo nos reúna, quiero hacerte conocedor de cuáles son mis principio. Una vez que los conozca decide si estás dispuesto a seguirlos, y caminar junto a mi.

Estos principios forman parte de lo que he ido despertando en este plano, principios que deben seguir todos aquellos que deseen unirse al despertar de la conciencia humana.

Confía en la Fuerza

Lo primero es creer en el concepto de la fuerza. Yo creo y siento en esta energía mística que une a todos los seres vivos. Los que siguen este camino confían en la Fuerza para que les guíe por el camino correcto, confiando en que les ayudará a elegir entre su propio bien, incluso cuando no tengan acceso a la guía de otros.

La Fuerza es lo que guía a todos los seres vivos. Es un campo de energía creado por todos los seres vivos y tiene la capacidad de conectarlos. Cuando aprendas a escuchar lo que la Fuerza te dice, encontrarás más éxito en tu carrera y en tus relaciones. Cuando te sientas perdido y no sepas qué hacer, abre tu mente y tu corazón a la Fuerza y ella te guiará hacia tus próximos pasos. Apóyate en ella cuando más necesites ayuda, y te asistirá.

El sacrificio es parte de la vida

El sacrificio forma parte de la vida; es probable que experimentes muchos tipos de sacrificio a lo largo de tu vida. Puede que sacrifiques tu tiempo, energía o dinero para ayudar a los demás, como el voluntariado en un comedor social o la donación a una organización benéfica. También puedes experimentar momentos en los que necesites hacer un «hit de sacrificio» en el juego de béisbol; en otras palabras, necesitarás hacer un out deliberadamente para avanzar a los jugadores en la base. La vida implica a menudo el sacrificio. Por lo tanto, debes aprender a aceptarlo como una parte normal de la vida. Esto te ayudará a ser más paciente y compasivo con los demás.

Sé humilde y modesto

La humildad y la modestia son virtudes importantes que a menudo se pasan por alto en el ajetreo de la vida moderna. Ser humilde no significa que tengas que ser tímido. Sólo significa que tienes un sentido realista de tus propios puntos fuertes y débiles. Confías en tus capacidades y reconoces que tienes mucho margen de crecimiento. También eres consciente de que otras personas tienen puntos fuertes de los que tú careces y de que hay muchas cosas de las que no sabes nada.

No te dejes dominar por el miedo

El miedo puede ser paralizante tanto en tu vida profesional como personal. El miedo puede llevarte a tomar malas decisiones, a perder oportunidades y a obstaculizar tu capacidad de mejorar. Cuando estás en un estado de miedo, no eres tú mismo. Estás reaccionando ante un peligro o una amenaza percibida de una manera que no es útil ni productiva. El miedo no es algo de lo que haya que avergonzarse porque es una reacción natural ante situaciones nuevas o desconocidas. Debes tratar de identificar la raíz del miedo y ver si hay algo que puedas hacer para eliminar o aliviar la fuente de tu miedo.

Sé compasivo y amable

La compasión y la amabilidad son dos cualidades admirables en cualquier individuo. Las personas compasivas son capaces de ver las cosas desde la perspectiva de otra persona. Son capaces de entender por qué otra persona podría tomar una decisión que ellos mismos no tomarían necesariamente. Las personas amables son atentas y serviciales. Son capaces de desviarse de su camino para ayudar a otra persona de forma significativa. Ser compasivo y amable es una acción que los demás aprecian.

Confía en ti mismo

Uno de los mejores consejos que puedes darte es que confíes en ti mismo. Si te sientes inseguro sobre una decisión que vas a tomar, tómate un tiempo para reflexionar sobre tus sentimientos y averiguar lo que realmente quieres. Haz un balance de tus habilidades y capacidades y confía en que tienes los conocimientos y la capacidad para hacer el trabajo. Tienes todos los recursos que necesitas dentro de ti, así que no te preocupes ni te angusties si te sientes inseguro o nervioso. Recuerda que todo saldrá bien.

Resumen de los principios

Mis principios son seis: confiar en la Fuerza, el sacrificio es parte de la vida, ser humilde y modesto, no dejarse dominar por el miedo, ser compasivo y amable, y confiar en uno mismo. Son pautas que pueden aplicarse a cualquier aspecto de la vida, lo que las hace valiosas para personas de todas las edades y condiciones.

Si deseas más información relacionado con, No me siento como un ser humano, contacta conmigo.

العربية繁體中文EnglishFilipinoFrançaisDeutschΕλληνικάItaliano日本語PortuguêsРусскийEspañolTürkçe